Seleccionar página

 

PLAN DE INCENTIVOS Y COMUNICACIÓN

Uno de los retos en el mercado laboral en la actualidad es atraer y retener al mejor talento. Es necesario diseñar una oferta atractiva para los empleados que le ayude a mejorar su calidad de vida; es decir, un plan de incentivos efectivo. Desarrollar una propuesta de valor para los empleados es el primer paso para una estrategia de captación de talento; lo cual sitúa en primer plano el employer branding, cuya función principal es comunicar esta propuesta a través de un plan de comunicación efectiva. En definitiva, un incentivo es aquel estímulo que se genera en una persona para que, sabiendo que obtendrá un premio, aumente su motivación y rendimiento.

Liderazgo

Un buen líder implantará en su clínica una cultura de empresa afianzada en el reconocimiento, la motivación y los incentivos. No podemos olvidar, que un buen plan de incentivos motiva a más del 60% de los empleados a permanecer en sus puestos de trabajo.

Tipos de incentivos laborales

Existen diversos tipos de incentivos laborales, nos llama la atención que en la actualidad no siempre el incentivo más valorado sea de tipo económico, sino los incentivos laborales no económicos o incentivos morales.

  • Incentivos económicos o incentivos salariales: Un incentivo económico es aquel pago que realiza la empresa al trabajador, ya sea en forma de salario, bono, extra, cheque o regalo material, entre otros.
  • Incentivos no económicos, incentivos no salariales o incentivos morales: Un incentivo moral, es aquel beneficio que recibe un empleado en forma no monetaria como puede ser horarios flexibles, más vacaciones o reconocimientos.
Los planes de incentivos en la clínica constituyen un elemento fundamental en esa propuesta de valor que los responsables ofrecen a sus empleados. Así lo reflejan las estadísticas sobre motivación laboral para Recursos Humanos, según la cual un programa de incentivos puede incrementar hasta en un 44% la productividad de los empleados.

Ventajas

Las ventajas de implementar un plan de incentivos laborales son muchísimas, nos centraremos en mencionar las ventajas mas atractivas de un programa de incentivos, entendiéndola como una inversión y no como un coste más de la Clínica.

  • Motivación: la implementación de un plan de incentivos, genera una motivación extra en tus empleados. Cumplir determinadas metas y retos les permitirá entrar en una gamificación con premio que mejorará su motivación y productividad.
  • Evaluación del desempeño: Un programa de incentivos te permitirá conocer el rendimiento de tus empleados y el cumplimiento de los objetivos. Podrás ver a los empleados más motivados y eficientes, así como la curva de desempeño.
  • Detección de los futuros responsables de departamento: Permitirá detectar el talento dentro de la clínica y asignar planes de desarrollo a los mejores empleados.
  • Retención de talento: Si somos capaces de detectar el talento, y a la vez, premiar los méritos, tenemos un arma muy potente de retención de talento.
  • El coste se compensa con resultados/beneficios: Los incentivos para trabajadores suelen ir asociados al cumplimiento de objetivos que reportan resultados o beneficios.
  • Potencian el trabajo en equipo: Si diseñas el plan con objetivos de equipo, serás capaz de mejorar el rendimiento de equipos y departamentos, mejorando el clima laboral.
  • En definitiva, un programa de incentivos ayuda a lograr la felicidad en el trabajo.

 

¿Cómo diseñamos un plan de incentivos efectivo?

  • Definir muy bien los objetivos. Para que el plan de incentivos de una Clínica sea exitoso es imprescindible definir muy bien los objetivos para poder conseguir los resultados deseados. Pueden ser muy variados los objetivos que busque cada clínica: ¿reforzar el compromiso de los empleados?,¿Aumentar las ventas y productividad?,¿Potenciar los valores de la clínica?,¿mejorar los procesos? y/o ¿recompensar el trabajo de los empleados?
  • Identificar los incentivos que motive a cada empleado. La motivación de cada empleado puede ser diferente para ello es imprescindible conocer muy bien a los empleados, saber cuales son sus gustos, sus preferencias culturales y sus planes laborales.   Una vez identificados los incentivos para cada empleado es muy importante tener implantando un protocolo interno de comunicación en la clínica.
  • Escoger el programa que cumpla con los objetivos. Una vez definidos los objetivos de la Clínica e identificados las preferencias de los empleados hay que decidir un programa de incentivos los cuales pueden ser sencillos y a corto plazo o incentivos más elaborados y de larga duración.
  • Implantación del programa de incentivos. Es necesario establecer el funcionamiento del plan de incentivos. Antes de comunicarlo a los empleados, nos tenemos que preguntar:
  • ¿Cuál va a ser el incentivo?
  • ¿Qué requisitos se deben cumplir para obtener el incentivo?
  • ¿ Es un incentivo individual o grupal?
  • ¿Con qué frecuencia se programará el plan?
  • ¿Cuándo se hará efectivo el plan?
  • Informar a todo el personal. Para que el programa tenga el éxito deseado es necesario general entusiasmo. Contar con un plan de comunicación establecido puede ser la mejor opción. En  muchas ocasiones los empleados asocian las comunicaciones o reuniones con problemas, pero en este caso será una alegría para todos.
  • Mantener el interés en los incentivos. Es muy conveniente tener una diversidad de incentivos para mantener el interés y aumentar el rendimiento de los trabajadores.   Es necesario facilitar que los empleados puedan comprobar su progreso; lo ideal, es digitalizar las estadísticas, no solo para mantener un control sino para aumentar la motivación; consiguiendo que los empleados se esfuercen al máximo para su consecución.

Implanta un Programa de incentivos efectivos y adecuado a las circunstancias actuales para aumentar la motivación de los empleados y rentabilidad de la Clínica.

Otros artículos del Blog de NAC Salud

 

error: Content is protected !!